Judith Prat. Visibilizando la raíz de los conflictos.

Entrevista de la Escuela de Fotografía Documental Blackkamera a Judith Prat.

Por David Tijero Osorio, colaborador de Blackkamera.

Judith Prat

Judith Prat decidió compaginar su trabajo como abogada para documentar por medio de la fotografía situaciones injustas y de conflicto en diversos lugares del globo. Una actividad de fuerte implicación personal y profesional y que considera imprescindible para restar terreno a la impunidad que tiene el maltrato hacia los más desfavorecidos.

¿Hubo un momento clave que recuerdes en que te dijeras, la fotografía documental va a ser la forma en que voy a expresar mis inquietudes?

​Fue cuando empecé a viajar como abogada con algunas organizaciones internacionales que trabajaban en temas de defensa de los Derechos Humanos. Pronto pensé que la fotografía me podía ayudar a contar y a denunciar algunas de la situaciones con las que me encontraba. Poco a poco la fotografía fue convirtiéndose en mi lenguaje más natural y en mi profesión.


​”Suelo elegir temas que a mí me generan interés y necesidad de saber más y que además creo que están insuficientemente tratados.”


¿Cuáles serían las referencias o autores que más te han influenciado a la hora de encarar un proyecto fotográfico?

​Me gustan los trabajos fotográficos documentales profundos, realizados con tiempo, los proyectos de largo recorrido​ y en ese sentido uno de los fotógrafos que más me impresionó cuando conocí su trabajo “Los Americanos”, es Robert Frank. Es un libro que reviso a menudo.

¿Sigues algún criterio determinado a la hora de encarar un proyecto nuevo? ¿Cuáles serían los motivos por los que te decantarías por documentar uno u otro tema?

​Suelo elegir temas que a mí me generan interés y necesidad de saber más y que además creo que están insuficientemente tratados.​

Enuméranos por favor las ventajas y desventajas de ser fotógrafo freelance. ¿Esa supuesta libertad que da trabajar así no se ve de alguna manera limitada por depender del criterio de los medios que deciden qué y qué no es importante?

​No hay demasiadas ventajas en ser un fotógrafo autónomo. En realidad el ejercicio de esta profesión tiene pocas ventajas​ en la actualidad, pues nos han abocado a una precariedad laboral que dificulta mucho la realización de nuestro trabajo. Muchos medios no han sabido y no han querido dar la importancia que merece a esta profesión, pero hay que seguir intentando dar a conocer las historias que tanto nos esforzamos en contar y hay maneras de hacerlo. Los medios ya no son los únicos destinatarios o distribuidores de nuestro trabajo. Hay que explorar otras fórmulas y aprovechar otros canales. La buena noticia es que sigue habiendo interés por parte de muchos sectores de la sociedad en conocer aquello que saben que no les están contando.


“Me parece muy interesante y muy útil incorporar todas las herramientas narrativas en favor de la historia que queremos contar, como el vídeo o cualquier otro recurso visual y producir nuestros trabajos en diferentes formatos para que puedan distribuirse en plataformas de todo tipo.”


Desde que te decides por documentar un tema hasta que acaba publicado o exhibido pasa un determinado tiempo, ¿qué porcentaje del mismo sería el que dedicas a tomar fotos del total que supone llevar a cabo un proyecto?

La realidad es que una parte importante del tiempo hay que dedicarlo a la postproducción y sobre todo a la distribución. De nada sirve tener un buen trabajo si no encuentras la forma de que vea la luz y se conozca.

Se habla de la pérdida de poder de influencia de la prensa, sin embargo la figura del fotógrafo sigue siendo algo incómodo allá donde existe un conflicto, ¿es de verdad posible hacer que cambien las cosas por medio de una imagen que denuncie una injusticia o es tal el bombardeo informativo que acabamos insensibilizados hacia lo que pasa ante nuestros ojos?

​Una imagen no va a cambiar el mundo, no hay que ser ingenuo, pero es necesario documentar y contar las injusticias, porque si no las cosas serían mucho peor. No creo que haya un exceso de imágenes y de información y menos sobre algunos temas. Lo que sí hay es mucho ruido y en este contexto creo que como profesionales más que nunca hay que exigirse hacer muy bien nuestro trabajo, pero también hay que exigir a la gente que tenga interés por estar informado y criterio.


“Creo que como profesionales más que nunca hay que exigirse hacer muy bien nuestro trabajo, pero también hay que exigir a la gente que tenga interés por estar informado y criterio”


Dentro del género documental, ¿ha perdido la fotografía la hegemonía como soporte principal para compartirla con el vídeo? ¿Vaticinas la aparición de nuevos formatos que irán relegando la fotografía para dar cuenta de la realidad?

​No creo que la fotografía haya perdido peso ni importancia, pero me parece muy interesante y muy útil incorporar todas las herramientas narrativas en favor de la historia que queremos contar, como el vídeo o cualquier otro recurso visual y producir nuestros trabajos en diferentes formatos para que puedan distribuirse en plataformas de todo tipo.

¿Es posible como fotógrafo abstraerse de una situación grave que esté documentando o la empatía con lo que retrata es imprescindible para conseguir un buen trabajo? ¿La emotividad puede acabar por desvirtuar el valor informativo del reportaje?

La empatía es imprescindible en este trabajo, sobre todo para documentar algunos temas. ​A menudo fotografiamos a personas que se encuentran en momentos muy complicados de su vida y eso no se puede hacer con distancia y con frialdad. No solo no creo que la empatía actúe en detrimento de la calidad informativa sino que considero que ayuda a contar mejor la historia. No creo que debamos actuar como autómatas y deshecho por completo la idea de “ponerse un coraza”. Si no entiendes y no te empapas de lo que estás viendo, no puedes transmitirlo.


“Si no entiendes y no te empapas de lo que estás viendo, no puedes transmitirlo.”


Has llevado a cabo varios proyectos en países diversos en los que has documentado diversos conflictos y las consecuencias de los mismos, ¿es cada uno de ellos algo muy particular ligado a la idiosincrasia del lugar donde sucede o has encontrado similitudes entre ellos a pesar de suceder en lugares alejados entre sí?

​Cada conflicto se enmarca en un determinado contexto y por lo tanto tiene sus especificidades. Pero también hay rasgos comunes como lo es el hecho de que la mayoría de los conflictos tiene causas económicas. Recuerdo que una mujer perteneciente al movimiento de las madres por la paz kurdas me dijo hace tiempo: “en las guerras luchan y mueren los hijos de los pobres”. Esto también es algo común en la mayoría de los conflictos.

¿Algún reportaje soñado que a día de hoy veas imposible de llevar a cabo por falta de medios o por la dificultad que entrañaría?

Cada vez hay mas lugares y situaciones donde el bloqueo a la prensa es total, lugares a los que nos resulta imposible acceder. Y eso también debe ser denunciado pues allá donde las cámaras no llegan la impunidad es mucho mayor. Debemos esforzarnos en contar todas esas historias. Están ocurriendo muchas cosas que deben conocerse y denunciarse y tenemos que encontrar la manera de hacerlo.

www.judithprat.com

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>