Letras y Fotografía # 66 – Susan Burnstine

SUSAN BURNSTINE

Por Javier Pino
Alumno del Curso Avanzado de Fotografía Blackkamera

El motivo de la elección de esta fotógrafa fue por casualidad. Recientemente he sentido una fuerte atracción por la mal llamada “fotografía analógica”, y en una de mis búsquedas sobre la fabricación de cámaras estenopeicas, apareció ante mí esta imagen.

Susan Burnstine

Y me sentí atraído por la atmósfera que genera esta imagen, por lo que decidí investigar más.

La autora de esta fotografía se llama Susan Burnstine y pertenece a su libro “Absence of being”.

Con cuatro años presenció algo que le traumatizó para toda su vida, los terrores nocturnos le persiguieron durante toda su infancia. Desde muy pequeña recibió la influencia de su madre, que se dedicaba a la música y a otro tipo de disciplinas artísticas. Esta le animó a dibujar sus pesadillas, y así fue capaz de a afrontar sus traumas.

A los nueve años su madre le enseño fotografía. Para ello utilizaba viejas cámaras, ya que ella las coleccionaba. Usaba, Brownies de Kodak y Polaroids. Utilizaba una pequeña Pentax 110 que sacaba unas fotos horribles, pero que su madre le animaba a usar.

Su padre le montó un cuarto de revelado cuando tenia 11 años del que prácticamente no salía hasta que tuvo 19. A los 14 trabajó para un fotógrafo y no pensaba en nada más. Acabó tan saturada, que cuando fue a la universidad, no quiso saber nada mas hasta que, a los 33, cuando su madre falleció, quiso retomarla de nuevo, en homenaje a ella.

Los terrores nocturnos volvieron y tuvo la necesidad de plasmarlos en fotografías.

En este punto hago un paréntesis, y decir que esta es la principales razón por las que me animé a escribir sobre la autora. Desde hace muchos años sufro por temporadas, parálisis del sueño. En esas crisis, esa sensación de angustia que se muestra en sus imágenes, es un reflejo de lo que siento.

“Between” es quizá la colección con la que me siento mas identificado. Son una serie de imágenes fantasmagóricas, irreales, llenas de angustia producidas por las peores pesadillas.

Susan Burnstine Susan Burnstine

Susan Burnstine

Retomando la historia. Tras esta decisión, y después de diez años sin utilizar una cámara, usaba todo lo que pasaba por sus manos. Pero nada era capaz de plasmar lo que veía en sus sueños. Su novio le cedió una Holga que desmontó y la volvió a montar para conseguir efectos interesantes, pero no era lo que buscaba. Su padre le dijo “¿Por qué no construyes algo?”, y así lo hizo. Se pasó cerca de un año investigando y construyendo sus propias cámaras de manera artesanal a las que bautizaba con el nombre de cantantes famosos.

Susan Burnstine

Johnny Cash

La primera foto de prueba que hizo fue la nariz de Blue, su perro. Había conseguido el efecto que buscaba, pero no tenía muy claro cómo usarlo.

Susan Burnstine

Lo que quería era llevar una especie de diario de sus sueños. En una ocasión, soñó que estaba en una estación de metro y en un viaje a Londres hizo una foto de la estación de Paddington, descubrió que eso era lo que buscaba, el resultado era un fiel reflejo de sus traumas. Desde entonces se dedico a realizar muchas fotos, de las que salió su primer capítulo de “Whitin shadows”, que se llama “Waking dreams”.

Susan Burnstine  Susan Burnstine

Cada vez que alguien de su familia muere, las pesadillas vuelven. Tras la muerte de su padre, las pesadillas eran diferentes. Se quedo sola en el mundo, por eso la perspectiva de las cosas era diferente. Siempre salen personas en sus fotos, pero en este caso son muy pequeñas, porque así es como se sentía

Susan Burnstine  Susan Burnstine

Susan Burnstine

Esta es su fotografía favorita, “The last goodbye”,es la que mas le exigió técnicamente. El desenfoque del exterior en realidad son gotas de lluvia mientras giraba la lente. En el centro, nítido, se observa un hombre con un paraguas intentando saltar un charco bajo el arco. Ella no sabía que ese hombre estaba allí cuando hizo la foto, pero inconscientemente, consiguió algo mágico. Su foto favorita es la famosa Behind the Gare St Lazare, de Cartier-Bresson, en la que aparece un hombre saltando un charco.

Su trabajo se basa exclusivamente en la utilización de película fotográfica de medio formato. Su obra apenas tiene retoque, si algo le llama la atención en la hoja de contactos, la amplía y comprueba si funciona. Es un procedimiento muy meticuloso y lento, ya que descarta la mayoría de la película. Todo tiene que tener una coherencia en la linea del proyecto.

Susan Burnstine

Fuente.
Wikipedia
www.susanburnstine.com
Y del blog cartierbressonnoesunreloj

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>