Letras y Fotografía # 74 – Lewis Hine

LEWIS HINE, EL PADRE DE LA FOTOGRAFÍA SOCIAL

Por Edorta Garcia
Alumno del Curso Avanzado de Fotografía Blackkamera

Si pudiera contarlo con palabras, no me sería necesario cargar con una cámara
(Lewis Hine, 1874-1940)

La variedad de fotógrafos y estilos fotográficos que hay en la historia de este noble arte puede parecer infinita, pero gracias a que es tan larga la lista de estos artistas, a veces te encuentras con historias que los rodean que te marcan de un modo muy especial, y a veces, te encuentras con fotógrafos que gracias a sus imágenes, cambiaron el mundo (o por lo menos, una parte de él), ya que las usaron como método de denuncia, consiguiendo su objetivo y cambiando leyes, que en una época no tan lejana, se ensañaban con la parte más débil de la sociedad.

El fotógrafo al que me refiero en este caso, es Lewis Hine, un fotógrafo que antes de que existiera el término de “fotografía documental”, se dedicó a documentar estas injusticias, y guiado por su corazón, dejó su trabajo para poder defender y ser voz de aquellos que carecían de ella. Sus fotografías mostraban la cruda realidad, y mostraban tal humanidad que cuando las vi por primera vez, decidí investigar un poco más sobre dicho autor, el cual, al conocer su historia, me cautivó.

Lewis Wickes Hine nació en una pequeña ciudad de Wisconsin en 1874, fruto de la relación entre un veterano de la Guerra Civil y una profesora. A los 18 años, su padre murió y se tuvo que hacer cargo de su familia. Siendo tan joven, empezó a darse cuenta de lo injusta que era la sociedad con los más jóvenes, ya que en su primer trabajo, le pagaban 4$ a la semana, por trabajar 13 horas al día, 6 días a la semana. Los trabajos se fueron sucediendo hasta que durante un curso universitario conoció a Frank Manny el cuál le animó a convertirse en educador. Cuando Frank Manny se convirtió en el nuevo superintendente de la Ethical Culture School de Nueva York, le ofreció a Hine además de ser profesor en el colegio, la oportunidad de ser el fotógrafo del mismo. Gracias a esto, Hine comprendió el potencial de la cámara como herramienta de educación.

El primer proyecto fotográfico que Hine realizó estando en el colegio, fue plasmar el respeto que se merecía la llegada masiva de inmigrantes a Estados Unidos. En 1904 Hine realizó su primera visita a la Isla de Ellis donde eran trasladados dichos inmigrantes, y donde él comenzó a capturar imágenes que cambiarían la visión de la sociedad. Pero las imágenes por las que más tuvo que luchar, e inventarse a sí mismo, llegarían años más tarde cuando su objetivo fue promulgar las leyes del trabajo infantil.

Lewis Hine

Italian Madonna: Immigrant Mother and Child. Ellis Island, New York. 1905

El uso de niños en el mundo laboral, era muy rentable para los hombres de negocios y no estaban dispuestos a aceptar o adherirse a las leyes, incluso si para ello tenían que usar la violencia, cosa que Hine comprobó en sus propias carnes. Así que durante los años en los que Hine trabajó para el Comité Nacional del Trabajo Infantil, tuvo que disfrazarse, infiltrarse y tener mucho cuidado para no ser descubierto. Recorrió los Estados Unidos desde el Noreste hasta el Sur, pasando por molinos, minas, campos y fabricas varias, y anotando rápidamente la edad del niño, la descripción del trabajo que realizaba y todo lo que él consideraba pertinente sobre la situación particular del mismo. El impacto de las fotografías que tomaba junto con los datos que proporcionaba ayudó a convencer a los altos cargos de la creación y cumplimiento de estrictas leyes contra el trabajo infantil.

Lewis Hine

Cotton Mill Girl. 1908

Quien veía sus imágenes, miraba directamente a los ojos de los sujetos, muy significativos y presentes en su fotografía. Para él, este arte residía en la capacidad de interpretar el mundo cotidiano fuese en la calle, en casa o en el trabajo, para registrar la verdad de la gente que allí habitaba.

Lewis Hine

Breaker Boys. 1910

Tras estos trabajos le siguieron muchos otros, como los que hizo para la Cruz Roja Americana en la Primera Guerra Mundial o para diferentes comisiones, fundaciones o movimientos de la época, hasta la de fotografiar la construcción del Empire State Building donde literalmente se colgaba a 100 pisos de altura con su cámara, una Graflex, para poder hacer sus fotos.

Los últimos años de Hine pasaron sin pena ni gloria con ayuda de la beneficencia. Poco antes de su muerte, Berenice Abbott y Elizabeth Mc Causland organizaron una exposición retrospectiva para demostrar el gran impacto que sus fotografías tuvieron en la evolución de la cultura.

Lewis Hine

Power House Mechanic Working On Steam Pump. 1920

Hine falleció en 1940 dejando una gran cantidad de trabajos. Su cámara retrató y denunció a lo largo de su vida: la situación de los inmigrantes, las injusticias de trabajadores menores de edad, los primeros años de la industrialización, las condiciones de las mujeres trabajadoras de los años 20 o el no reconocimiento de las amas de casa como trabajadoras, entre otros muchos más proyectos.


Fuentes:
http://iphf.org/inductees/lewis-hine/

Comparte este contenido

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by