Letras y fotografía # 13 – Sergio Larraín

SERGIO LARRAÍN, EL GENIO QUE HUYÓ DE SU PROPIA FAMA

Por Leire Etxazarra
Alumna del Curso Avanzado de Fotografía Blackkamera

 “Te dejas llevar por las alpargatas lentito, como si estuvieras curado por el gusto de mirar, canturreando, y lo que vaya apareciendo lo vas fotografiando”. Así describía Sergio Larrain (1931-2012) el acto de fotografiar.

sergio-larrain

Fue y es el fotógrafo chileno más grande de todos los tiempos. Maestro y referente para muchos, su obra maravilló al propio Cartier-Bresson, que lo llevó a Magnum. Pero su éxito, ese tan anhelado por muchos, fue el principio del fin. Incómodo ante las servidumbres del reconocimiento y el peso de las alabanzas, Larraín se retiró del mundo, física y espiritualmente, atraído por el misticismo y el yoga. Su aislamiento contribuyó a acrecentar su leyenda, antes incluso de haber muerto.

“Valparaíso” fue el trabajo que le puso en órbita. En él quedaba patente su preocupación por la injusticia social y su capacidad para mostrar de forma cercana y certera todo aquello que le rodeaba. Una de las fotos más famosas de “Valparaíso” es la de las niñas bajando por las escaleras, definida por el propio fotógrafo como “la primera fotografía mágica”.

SOUTH AMERICA. 1957. Chile. Valparaiso.

© Sergio Larraín

“Londres”, de 1959, es el trabajo que le abre las puertas de Magnum de la mano de Cartier-Bresson, enamorado de la visión poética y personal que el chileno consigue dar de la capital británica.

GREAT-BRITAIN. England. London. 1959. The City.

© Sergio Larraín

“Sicilia”, su visión sobre la mafia italiana, acrecienta la fama y el prestigio de Larrain, que ya empieza a sentir un fuerte rechazo hacia su propia figura.

En 1962 escribe a Cartier-Bresson: “Hacer buena fotografía es difícil, lleva mucho tiempo. Intenté adaptarme en cuanto me incorporé al grupo de ustedes (Magnum). Para aprender y conseguir que me publicaran. Pero me gustaría volver a hacer algo más serio. […] me gustaría encontrar una vía que me permitiese actuar a un nivel que para mí sea más vital. No puedo seguir adaptándome.”

ITALY. Sicily. Palermo. Funeral of a young girl. 1959.

© Sergio Larraín

La crisis definitiva, la ruptura con el éxito, llegará en 1968. Larraín habla de “rescatar el alma”. Se inicia en el yoga y abandona Magnum, no sin antes hacerse con sus negativos para destruirlos. Es el adiós definitivo a la profesión que tanto ama, pero de la que el éxito no le deja disfrutar.

Para Larraín la fotografía era la respuesta a una profunda necesidad vital de explorar el mundo y de descubrirse a sí mismo a través de la cámara. A mostrar y mostrarnos de una manera que sea sólo nuestra. El éxito y los continuos encargos profesionales ahogaron esa vía de escape que reencauzó a través de la meditación y la pintura.

Larraín falleció en 2012. Nos quedan sus fotos y la carta que escribe, ya retirado, a uno de sus sobrinos que quería iniciarse en la fotografía, un texto lleno de sabios consejos de alguien que decidió dejar aquello que más amó:

Lo primero de todo es tener una máquina que a uno le guste, la que más le guste a uno, porque se trata de estar contento con el cuerpo, con lo que uno tiene en las manos y el instrumento es clave para el que hace un oficio, y que sea el mínimo, lo indispensable y nada más.

(…)

Aprendes foco, diafragma, primer plano, saturación, velocidad, etc. aprendes a jugar con la máquina y sus posibilidades, y vas juntando poesía (lo tuyo y lo de otros), toma todo lo bueno que encuentres, bueno de los otros. Hazte una colección de cosas óptimas, un museíto en una carpeta.

(…)

Empiezas a mirar el trabajo de otros fotógrafos y a buscar lo bueno en todo lo que encuentres: libros, revistas, etc. y sacas lo mejor (…) Luego lo dejas semanas, meses, mientras te dé, uno se demora mucho en ver, pero poco a poco se te va entregando el secreto y vas viendo lo que es bueno y la profundidad de cada cosa.

(…)

Es mucho vagabundeo, estar sentado debajo de un árbol en cualquier parte. Es un andar solo por el universo. Uno nuevamente empieza a mirar, el mundo convencional te pone un biombo, hay que salir de él durante el período de fotografía.

Referencias / Fuentes de internet: https://maestrosdelafotografia.wordpress.com/2014/02/27/carta-de-sergio-larrain-a-su-sobrino-fotografo/

VIDEO

VIDEO

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>