Letras y Fotografía # 53 – Elinor Carucci

ELINOR CARUCCI

Por Begoña Gómez
Alumna del Curso Avanzado de Fotografía Blackkamera

Para esta reseña de Letras y Fotografias, los “etxekolanas” de Blackkamera, después de mucho buscar y de conocer grandes fotógrafos y de llenarme los ojos de muuuuchas grandes fotos, me encontré, ¡por fin!! con Elinor Carucci… y ya me quedé con ella, espero que por mucho tiempo.

¿Por qué?

Tenía claro que quería ahondar y dejarme impregnar por un referente cercano a mi: sería más fácil si fuera una fotógrafa mujer, de la época actual y que hicieras fotografías que me tocasen dentro y que técnicamente me gustaría poder llegar a entender y (la ilusión siempre está ahí) algún día poder llegar a hacer algo parecido.

Todo esto, y mucho mas, lo tiene Elinor Carucci: una mujer que vive y fotografía su feminidad con maestría y naturalidad, a veces cruda, a veces tierna, pero siempre honesta y sorprendente, que provoca en el espectador la curiosidad por saber qué está pasando en su espacio más íntimo. Una fotógrafa de largo recorrido que sabe bien la imagen que quiere y cómo conseguirla aunque asume que también las buenas fotografías pueden nacer de lo improvisado.

100Thirty eight years old, 2010

Pero… ¿cómo lo hace?

Desde mi punto de vista de alumna de fotografía al admirar su trabajo, me pregunto cuales son sus claves para llegar a su magia; vayamos por puntos:

- Sus cómplices, tan importantes para aprender: cuenta que empezó a sacar fotografías el mismo día que, con 14 años, un día, sin más, comenzó a jugar con la cámara de fotos de su padre. La primera cómplice que encontró dispuesta fue su querida madre con la que tiene una muy estrecha relación y complicidad, a veces su padre, su hermano, su novio Eran con el que luego se casó (especialmente en su proyecto “Diary of a dancer” (2006- Monograph, Steidl ) pero sobre todo ella misma. Más tarde llegarían sus mellizos a los que también fotografió desde el primer instante (antes incluso) en su proyecto “Mother” (2013- Monograph, Prestel).

Mas adelante, cuando al trabajar en publicidad, una gran escuela para “crecer como fotógrafa y artista”, comenzó a abrirse a gente desconocida, aunque en las sesiones consigue una cercanía que se refleja en su trabajo.

- En sus comienzos se movía en su entorno más cercano, familiar, sus hijos, su marido, su madre, ella misma… en 2002 “Closer” – photographs by Elinor Carucci, Monograph, Chronicle books , luego su vida como danzarina profesional en “Diary of a dancer” (2006- Monograph, Steidl ) y más tarde su experiencia de la maternidad en “Mother” (2013- Monograph, Prestel).

Su maestría consiste en plasmar una escena intima y personal y transformarla en universal, imágenes que nos cuentan historias reales y cotidianas que reflejan una amplia gama de emociones que van desde el dolor y las dificultades al amor y la alegría, escenas en las que todas las personas nos vemos reflejadas, sobre todo si somos mujeres, madres y vivimos en la actualidad.

-Honestidad- Para ella sus fotografías le ayudan a comprender mejor su realidad y le ayudan a acercarse y comunicarse con las personas que ama.

Mirror reflection, 1999Haircut, 1994Mother and I, 2000After argument, 2003Dancer_39_lowresDancer_08_lowres

Dancer_48_lowres Dancer_01_lowres

Sus fotografías logran emocionar sin grandes medios, sin escenografías pomposas ni posados extravagantes. Es capaz de expresar su verdad con su entorno más cercano, sin viajar a lugares remotos o a situaciones extremas. Es por esto que puso en marcha un proyecto en el que incita a sus seguidores a que intentasen crear historias mínimas a través de situaciones sencillas. Mira tú! Como en “Habitare”.

Sus imágenes narran con honestidad la experiencia agridulcemente real de la maternidad en su obra “Mother” que le dio reconocimiento mundial: imágenes llenas de una gran abanico de emociones vividas en al crianza de sus hijos como la ternura, el lloro, las peleas, complicidad,…. Imágenes que no caen en la tendencia a idealizar la maternidad, sino que la muestran tal y como es, con sus claros y sus oscuros, tan complicada pero tan fascinante.

En este microcosmos familiar registra tanto escenas, encuadres recortados que dan protagonismo a zonas concretas, detalles casi minúsculos… con una visión cercana a más no poder. Por esto tituló su sprimer libro “Closer” (“Más cerca”)- 2002 (photographs by Elinor Carucci, Monograph, Chronicle books).

090Monday morning mother of two, 2010019Eden crying 3, 2006300The woman that I still am, 2012040A doll in a box, 2010 038Love, 2009

Reconoce no ser “buena para retratar celebridades porque no es diestra en fotografiar a gente para que salga guapa”.

- Trabajadora incansable pero sin obsesionarse: reconoce haber hecho muchísimas fotos que ha desechado pero que le han servido, en un tenaz ejercicio de “prueba y error” a llegar a dominar técnicamente la cámara, para sentirse más cómoda al jugar con ella.

No lleva la cámara continuamente con ella, tiene periodos de inactividad que puede intercalar con períodos de gran intensidad laboral.

En una entrevista y haciendo referencia a su relación como fotógrafa con sus hijos, cuenta que con ellos aprendió a ser rápida. Una vez, cuando pidió a su hija que le permitiese hacer “solo dos fotos”, la pequeña e contesto” Está bien, solo dos, ni una más. Si eres una fotógrafa profesional, dos fotos debieran ser suficientes”

- Pero lo que más me sorprende es su capacidad para autorretratarse. ¿Cómo hace para calcular la luz del entorno, encuadrar, enfocarse… y conseguir esa frescura nada preparada? Va mucho más allá de los selfies tan de moda, de poses ensayadas una y otra vez, de el “guapismo” en el que solo las fotos en las que sales “favorecido” valen.

- Trabaja con película en color que para ella es “ más cálida y vívida”.

010Eden and Emmanuelle the first month, 2004012My belly after giving birth and c section, 2004030Eden peeking, 2008085Father and son, 2010025Bath, 2006

¿Quién es?

http://ellastraselobjetivo.blogspot.com.es/2012/01/elinor-carucci.html

Elinor Carucci, es una fotógrafa nacida en Israel en 1971, que actualmente vive y trabaja en Nueva York. Comenzó a experimentar con la fotografía cuando tenía 15 años.

En 1995 se graduó en la Academia Bezalel de Artes y Diseño con una licenciatura en fotografía, y se mudó a Nueva York ese mismo año. En un período de tiempo relativamente corto, su trabajo ha sido incluido en una impresionante cantidad de exposiciones individuales y grupales en todo el mundo, las exposiciones individuales incluyen la galería Edwynn Houk, Fifty One Fine Art Gallery, James Hyman y Gagosian Gallery, Londres entre otros y la muestra grupal El Museo de Arte Moderno de Nueva York y The Photographers ‘Gallery, Londres.

Sus fotografías están incluidas en las colecciones del Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Arte de Brooklyn, el Museo de Bellas Artes de Houston, entre otros, y su obra apareció en The New York Times Magazine, The New Yorker, Details, New York Magazine , W, Aperture, ARTnews y muchas más publicaciones.

Fue galardonada con el Premio Infinito del Centro Internacional de Fotografía por Joven Fotógrafo en 2001, The Guggenheim Fellowship en 2002 y NYFA en 2010.

Carucci ha publicado dos monografías hasta la fecha, “Closer”, Chronicle Books 2002 y “Diary of a dancer”, SteidlMack 2005.

Carucci actualmente enseña en el programa de postgrado de fotografía en School of Visual Arts y representada por Edwynn Houk Gallery.

En el invierno de 2013/2014, la editorial Prestel publicó su tercera monografía, “Mother”, que retrata casi una década de su proyecto de maternidad.

Una exposición individual de este trabajo fue exhibida en la Galería Edwynn Houk en Nueva York en marzo de 2014 y actualmente se encuentra en MoCP Chicago.

Comparto a continuación el mejor articulo sobre ella que he encontrado, escrito por una seguidora llamada Aglaia Berlutti.

https://medium.com/espanol/de-la-b%C3%BAsqueda-del-poder-de-la-imagen-y-otras-transgresiones-del-lenguaje-visual-lo-cotidiano-como-2f34e43c5b7a

Fotografía de Elinor Carucci.

Elinor Carucci comenzó a fotografiar cuando tenía catorce años, animada por un espontáneo deseo de documentar su vida a través de una serie de imágenes más o menos congruentes. Lo hizo, además, sin ningún tipo de pretensión ni tampoco con un objetivo: años después insistiría que sólo deseaba dejar constancia de «su ser y estar» a través de imágenes simples —pero nunca sencillas— que contaban su adolescencia como hija de un matrimonio norteamericano corriente. Hay algo íntimo, levemente perturbador en las imágenes de la adolescente Carrucci, que logra captar el rostro envejecido y amable de su madre, las ausencias del padre, las habitaciones abiertas y cerradas de su memoria doméstica. Un pulso honesto no sólo con un lenguaje fotográfico carente de artificio sino algo mucho más profundo: una capacidad para analizar la realidad desde cierta franqueza descarnada que a la distancia, resulta incómoda.

La Elinor Carucci adulta conservó intacta esa noción sobre la sinceridad visual. De hecho, su celebrado trabajo fotográfico es una mezcla de un día a día sublimado a través de la imagen y algo mucho más complejo y cerebral. Aunque en apariencia casual y accidental, no hay nada que el ojo atento de Carucci no analice bajo la luz del discurso. Una meditada conclusión sobre la vida de su entorno inmediato y sobre todo, el poder de la fotografía para desmenuzar la realidad en fragmentos concretos de lenguaje. La obra de Carucci —que abarca casi tres décadas e incluye su vida familiar en todas las facetas— asombra justo por su mutabilidad, pero también, por su percepción muy directa sobre un objetivo preciso: recorrer la percepción sobre lo cotidiano como una serie de rituales y visiones personales de enorme importancia artística.

No obstante, Carucci no considera que su formidable trabajo —y sus implicaciones— sea mejor o más específico que la atención concreta que toda madre dedica a sus hijos. Y de allí quizás la formidable tensión visual que sostiene una obra que tiene algo de perturbador por la atención meticulosa y obsesiva a los detalles. Hace unos años, un periodista preguntó a Carucci si la fotografía le ha permitido establecer una relación peculiar o más profunda con sus hijos que otras madres. Carucci pareció desconcertada por la idea. «No creo que los retrate más que otros padres, solo que de manera distinta», contestó, «los miro como todas las madres contemplan a sus hijos, sólo que yo tengo una cámara en la mano al hacerlo».

¿Es ese elemento de profunda noción sobre sus relaciones privadas y emocionales lo que hace el trabajo de Elinor Carucci distinto? ¿O se trata de algo intangible, una insistente necesidad de traducir lo corriente y habitual en una idea mucho más sensitiva y sensible, que la fotografía refleja como herramienta artística ideal? Para Carucci la respuesta parece estar entre ambas percepciones de la imagen como medio artístico y un instrumento estético capaz de construir una percepción profunda sobre lo que el discurso fotográfico puede ser. Carucci madre pero también fotógrafo, crea un recurso capaz de traducir las infinitas variaciones del día a día íntimo en un planteamiento elemental. La cámara como reflejo. La cámara como puerta a una idea profunda sobre su propia identidad.

Una y otra vez: las infinitas variaciones de la individualidad

Para Carucci, la fotografía es mucho más que un medio expresivo. Es una reflexión sobre todos los aspectos de su vida y sobre todo, la capacidad del arte para sostener un punto de vista novedoso sobre lo habitual. Quizás por ese motivo y con su marido como cómplice, ha retratado cada aspecto de la vida de sus hijos desde el nacimiento hasta la adolescencia con una frecuencia y una persistencia que transforma el documento visual en algo más que un simple registro fotográfico. Desde discusiones y peleas entre los niños, hasta momentos de intimidad tan profunda que han llevado a una agria discusión sobre su responsabilidad sobre la imagen de sus hijos, Carucci combina su obra artística con una visión antropológica de profunda belleza e importancia conceptual. Para la fotógrafa, el acto de fotografiar se ha convertido en algo más que una ejecución concreta sino más bien, en un diálogo argumental con su entorno. Y de allí su triunfo, su relevancia y sobre todo, trascendencia. Para Carucci, el objeto fotográfico —su familia, su vida, las relaciones y vínculos invisibles que les unen— se sostienen sobre esa percepción suya sobre la imagen que transforma y elabora una puntual expresión sobre la individualidad.

Quizás por ese motivo, tiene tanto valor la interrelación no sólo emocional que Carucci sostiene con su familia: hay un elemento sensible y conmovedor en cada una de sus fotografías, incluso las que han sido juzgadas directamente pornográficas y sometidas al escrutinio público desde su capacidad para escandalizar. Carucci, que no se atiene a las reglas comunes de la fotografía familiar, transgrede de manera consciente líneas y dimensiones del pudor que convierten al grueso de su obra en un manifiesto de idea específico que puede resultar desagradable en lo esencial. Después de todo, pocas veces lo íntimo se muestra tan visible, tan descarnado, con una percepción casi cruda de su cualidad anecdótica. Carucci lo hace y además, avanza más allá para hacerse preguntas existenciales y metódicas sobre todo tipo de reflexiones sobre lo que somos más allá de la mirada pública. Las infinitas variaciones personales y abstractas sobre lo que nos define como individuo.

Para Carucci, la fotografía familiar —un término falso y blando que no logra definir medianamente su trabajo— es algo orgánico y poderoso que subvierte el orden de la noción sobre lo público y lo privado. Lo problematiza a un nuevo nivel que además, analiza la visión de lo humano y lo humanístico a través de trozos de información sabiamente construidos para analizar una perspectiva común. La fotógrafa no intenta responder preguntas, sino plantear posibilidades sobre la convivencia en común, la percepción de los paisajes íntimos y sobre todo, analizar el trasfondo de la identidad compartida como un todo emocional que desborda la percepción del yo.

Elinor Carucci y los pequeños símbolos femeninos trascendentes

En el libro recopilatorio del trabajo de Elinor Carucci titulado Madre, una de las fotografías la muestra desnuda, amamantando a la vez a sus gemelos recién nacidos. No es una fotografía utópica de la maternidad sino algo más doloroso, real y tangencial. Carucci tiene un aspecto casi clásico, en un juego de luz y sombra natural que la muestra hermosa pero también agotada, frustrada y cansada. Sostiene un bebé en cada mano y parece luchar contra la resistencia de los bebés a mamar de sus pechos desnudos. La fotografía causó revuelo por su franqueza y abrió —de nuevo— una encendida discusión sobre la llamada «pornografía» cotidiana en el trabajo de la fotógrafa. Artículos y ensayos se preguntaron si su búsqueda del realismo no llevaba a cierta provocación implícita e incluso un crítico la acuso de forzar la relación de los símbolos visuales hacia algo más grotesco que el mero documento, en busca de una polémica artificial.

Eso, a pesar que las imágenes son algo más que la desnudez de las madres y de los bebés. Que el elemento realmente perturbador reside no en el hecho de mostrar lo evidente —en este caso a la madre desnuda y un acto de suprema intimidad como lo es amamantar— sino hacerlo de manera cruda, sin búsqueda directa de la belleza ni tampoco de cierta armonía o justificación. La fotografía muestra a la maternidad desde un punto de vista que pocas veces se toca: desde el miedo hasta la incomodidad. Una angustia invisible que convierte a la madre no sólo en un mero objeto simbólico —y que podría calzar en cualquier estereotipo visual previo— sino en un registro poderoso sobre la emoción. Con esa pequeña reflexión sobre el dolor real, la incomodidad y cierta angustia existencial, la fotógrafa lleva el documento a otro nivel, lo transforma en algo mucho más ambiguo y poderoso. Retrotrae el poder de la imagen —como expresión visual de ideas conjuntivas— hacia algo más vital y sincero que cualquier otra fotografía al uso.

Como suele ocurrir, Carucci se negó a responder de manera directa a la acusaciones y al escándalo que propició la fotografía. De hecho, nunca lo ha hecho, ni antes y después. Con su mirada inquebrantable que intenta comprender la vida en todas sus vicisitudes, se limitó a seguir fotografiando. «Los gemelos tienen nueve años ahora. Los he fotografiado continuamente», dijo en una entrevista posterior. «Es en parte porque eso es lo que hago. No puedo dejar de ser un fotógrafo. Veo el mundo a través de una lente. Es cómo lo entiendo. Pero también es más que eso: pensé que convertirme en una madre cambiaría quién soy y que quería reflejar eso. Las cosas cambian, no sólo nuestros cuerpos. Hay algo que nos une a todos en madres que se convierten. No es la Madonna puramente beatífica y el Niño. Espero que cada una de mis fotografías refleje una universalidad».

Quizás en esa salvedad —la profundidad temática y el alcance del trabajo de Carucci—, resida su contundencia. Ninguna de sus fotografías se limita a analizar los espacios emocionales y temporales al uso. Lo hace con una belleza en ocasiones agresiva que conmociona por su realismo emotivo. Los temores, las preocupaciones, las lágrimas, el amor y la risa se transforman no sólo en temas fotográficos sino también, en una cuidadosa combinación de reflexiones e interpretaciones sobre lo que la fotografía puede ser como medio de un discurso más poderoso que lo obvio. En el trabajo de Carucci todo versa sobre un sentido de la identidad, el espacio y el lugar de enorme importancia. Carucci recurre su mundo —el privado y el que habita más allá— y recopila imágenes que transforma en un lenguaje consecuente. Una reflexión sobre la vida real que nadie muestra o mejor dicho, que nadie desea mostrar. Por compleja, por dolorosa, por incómoda e incluso, sólo por desagradable. Es justo en esa grieta sobre la posibilidad de mostrar —o no hacerlo— lo que permite al Carucci encontrar una identidad nueva en un tipo de imágenes sino también, algo más sencillo y poderoso. Una vitalidad asombrosa que hace de su trabajo —y propuesta— un documento desbordante de pura belleza real.

De todas las facetas de la realidad: El escenario de la propia vida

En el 2012 Elinor Carucci ganó la beca Guggenheim, gracias a su trabajo Diary of a Dancer, en la que contó a través de imágenes su vida como bailarina en Nueva York. La cámara la siguió con un pulso obsesivo hacia el escenario, revelando lo bello y lo feo de una faceta artística la mayoría de las veces malinterpretada y en ocasiones, subestimada. En la serie abunda la intimidad, pero también una intimidad profunda y bien asimilada, creada a base de escenas en alta velocidad, autorretratos tomados con cronómetro y pequeños detalles de cada aspecto de su cotidiano. Elinor acababa de emigrar desde su natal Israel y el choque étnico y cultural también en notorio en sus fotografías. «Me sentí como inmigrante cuando llegué aquí y, hasta cierto punto, todavía lo hago», confesó en una entrevista posterior. «Yo estaba rodeado de mi propia cultura y familia, hablando hebreo, y entonces… era tan extraño. El proyecto de baile era mi manera de mostrarlo, pero creo que también estaba usando las fotografías para ayudarme a entenderlo».

No obstante, fue con el proyecto Madre que Elinor Carucci alcanzó el reconocimiento internacional y cultural. Y lo hizo a través del mismo método que Diary of a Dancer, pero llevado a otra expresión y a otro nivel. La búsqueda de intimidad llega a un dimensión inédita y lo hace con un golpe de efecto maravillosamente calculado: Hay fotografías de sus hijos llorando y no se trata de imágenes idílicas y suavizadas para el consumo. En todas ellas pueden verse ríos de moco saliendo de su nariz. Hay escenas de los niños golpeando, gritando, saltando, abrazados durmiendo juntos. Una y otra vez la imagen de la belleza idílica se rompe bajo el peso de una ternura dolorosa y rica en matices.

A Carucci se le ha acusado de todo, desde pornógrafa hasta veladas acusaciones de abuso infantil debido a sus fotografías. Pero ellas las ignora todas. Unos años atrás y durante la gira de publicación del libro Madre resumió no sólo lo esencial de su trabajo sino también, la forma como intenta interpretarlo como parte de una idea artística. «Mi objetivo es capturar lo cotidiano con todo el dolor y las dificultades, así como el amor y la alegría. No puedo limitarme a lo que es apetecible y lo que no es o de lo contrario las imágenes no funcionan. La vida es dolorosa y desagradable y quizás allí radica su magia». Una mirada poderosa sobre los mínimos secretos de lo cotidiano y más allá de eso, la belleza que nace de lo dolorosamente real.

LIBROS PUBLICADOS

2013 “Mother” – Monograph, Prestel

http://www.elinorcarucci.com/mother.php#0

2006 “Diary of a dancer” – Monograph, Steidl

http://www.elinorcarucci.com/diary.php#0

https://www.lensculture.com/books/10026-diary-of-a-dancer

2002 “Closer” – photographs by Elinor Carucci, Monograph, Chronicle books

http://www.elinorcarucci.com/closer.php#0

http://www.telegraph.co.uk/culture/6942880/Elinor-Carucci-Closer.html

EXPOSICIONES INTERESANTES

“Crisis/ pain”

http://www.elinorcarucci.com/crisis.php#0

http://www.mutantspace.com/elinor-carucci-crisis-photographs-intimate/

https://www.wipnyc.org/past/2017213

“Comfort”

http://www.elinorcarucci.com/comfort.php#0

TRABAJO EDITORIAL

http://www.elinorcarucci.com/portraits.php

TRABAJO DE PUBLICIDAD

Una escuela que ella reconoce como muy valiosa para ella.

Curiosas sus fotos para las portadas de las obras de Patricia Highsmith

http://www.elinorcarucci.com/patriciaHighsmith.php#0

Cercanía a más no poder de la linea Selfridges

http://www.elinorcarucci.com/selfridges.php#0

Webs oficiales:

http://www.elinorcarucci.com/

https://www.facebook.com/elinorcarucci@carucci_studio

https://vimeo.com/36156377

VIDEOS

https://vimeo.com/88664645

https://vimeo.com/88664644

https://vimeo.com/88664646

http://time.com/4447553/elinor-caruccis-take-on-the-humanity-of-photography/

https://www.youtube.com/watch?v=liUD6FMew4Y

Referencias:

http://www.wipnyc.org/blog/elinor-carucci

http://en.wikipedia.org/wiki/Elinor_Carucci

http://www.visuramagazine.com/elinor-carucci-a-retrospective

https://www.xatakafoto.com/fotografos/elinor-carucci-fotografiando-en-casa

https://www.theguardian.com/artanddesign/2010/jan/20/photography-elinor-carucci-best-shot

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>