Helena Goñi. Retratando el pulso de su generación

Entrevista de la Escuela de Fotografía Documental Blackkamera a Helena Goñi.

Por David Tijero Osorio, colaborador de Blackkamera.

La fotógrafa bilbaína Helena Goñi es una de las jóvenes autoras que con más fuerza ha irrumpido en el mundo de la creación visual. Su obra, de marcado carácter autorreferencial, consigue reflejar de manera precisa la tensión vital de su generación, llena de esperanzas e incertidumbres, a partir de imágenes intimistas y celebratorias de la feminidad. En esta entrevista sabremos más de su fascinante trabajo.

¿Qué es para ti el acto de fotografiar? ¿Un ejercicio de introspección para expresar tus sentimientos e inquietudes o la elección de no tomar partido para documentar la vida de los otros?

En mi caso es una posición más activa. Tiene que ver con documentar mi vida y lo que me rodea y los intereses que tengo, pero no lo suelo hacer desde un prisma lejano y ajeno a lo que estoy fotografiando sino desde dentro de lo que fotografío. Y el acto en sí, pues según qué situación se esté dando, según sea el objetivo de esa fotografía que estoy haciendo en ese momento… pero puede ser desde algo muy espontáneo, muy de tripa, a ser algo más meditado. Depende de las situaciones, en general, siempre es algo muy intuitivo y ya sea un encargo o la obra que voy desarrollando, siempre intento seguir unas mismas pautas de trabajo. Así ha sido en los pocos años que llevo realizando trabajos en la fotografía.

OSKAR GONZALEZ fotos Helena GonŽi12

© Oskar González

Podría decirse entonces que tus fotografías son más un espejo de lo que te rodea que una ventana a tu interior.

No me siento plenamente identificada con ninguna de las dos opciones. Al final mi interior es una esponja de lo que me rodea, entonces, a partir de mostrar la realidad que yo estoy eligiendo mostrar, una elección que implica de alguna manera un filtro de lo que va a aparecer y de lo que no, ya es una representación o un acercamiento a lo que yo soy.


 “La realidad que yo estoy eligiendo mostrar, una elección que implica de alguna manera un filtro de lo que va a aparecer y de lo que no, ya es una representación o un acercamiento a lo que yo soy.”


 ¿Hubo un momento clave en que decidiste que la fotografía iba a ser tu forma principal de expresarte artísticamente?

Sí, creo que han sido dos los momentos en los que yo me siento más cercana a la fotografía. Uno fue siendo niña (aquí obviamente no pensaba en dedicarme a ello, ni a nada, estaba ocupada entendiendo qué era eso, simplemente fascinada) en la época en que viví junto con mi familia en Canadá. Mi madre, que ha sido siempre muy aficionada, estaba todo el rato pegada a la cámara documentando lo que allí era nuestra vida. Supongo que ha hecho fotos desde siempre pero fue allí la primera vez que fui consciente de ello. Coincidió por entonces el cambio de milenio, momento en el que las digitales empezaba a ser algo que calaba en el consumidor y estaba el debate de lo analógico y lo digital y yo me acuerdo que lo veía como algo muy del futuro, muy robótico y que no entendía nada de todo aquello. Luego el otro momento clave, ya más de adolescente, fue cuando viendo muchas fotos de grupos de música, de pin-ups y de otras cosas que me interesaban por aquel entonces en el ordenador de casa, de repente pensé, ¿y por qué no en vez de ver esas fotografías las empiezo a hacer yo?

Algo que puede sorprender, sobre todo a quienes no están familiarizados con el mundo de la fotografía autoral es tu elección por lo analógico, ¿Cómo convencerías a alguien que vive inmerso en el mundo digital de esa elección a priori más complicada de ejecutar?

No creo que haya elecciones que sean más complicadas o más sencillas. Se trata de lo cómodo que estés con una herramienta u otra. Para mí el analógico fue una manera de aprender, recuerdo que al principio no me salía nada y me enfadaba mucho. Y empezó un poco así. Luego le encontré el gusto a esa manera de trabajar, más lenta, a no tener el input inmediato de la imagen que acabo de tomar. Pero hoy día también tengo una cámara digital, que uso sobre todo para encargos, más que nada por no poder permitirme disparar siempre en analógico. Siempre he estado en contra de los dogmas. A mí me gusta mezclar, también las cámaras con las que trabajo y sobre todo creo que se trata de saber escoger lo más adecuado que necesitas para aquello que te has propuesto hacer. Ni para todo el mundo ni para todos los trabajos se necesita una réflex de alta gama. Según qué es lo que quieras hacer y de qué manera quieras trabajar has de buscar la cámara que vaya mejor contigo.

Helena Goñi

© Helena Goñi

¿Cuál sería la base de tu proceso creativo, la experimentación, la recreación de una imagen previamente creada en tu mente, la búsqueda y construcción de una idea abstracta?

Depende también de las circunstancias en las que se vaya a llevar a cabo la sesión, pero diría que en mi trabajo es muy importante el proceso y la experimentación. Generalmente, sé más o menos el ambiente que quiero. No es lo mismo quedar con una persona en el centro de una ciudad que en las afueras, o quedar en el monte o en la playa. Eso suele ser lo único que de antemano tengo pensado. Sé qué tipo de luz me gusta, los días soleados por ejemplo no me gustan demasiado. La base previa es el ambiente y el lugar que quiero que tenga la imagen pero no suelo ir más allá. Luego se trata de quedar con la persona a retratar, hablar con ella, pasear hacer las primeras fotos que normalmente no sirven para nada y ya en ese proceso de ir dialogando con la persona es cuando empiezo a ver lo que quiero fotografiar. Sí que es verdad que ha habido veces que he ido con una idea muy madura sobre lo que quería, pero han sido las menos. Trabajo mejor de una manera intuitiva, respondiendo en el momento a las situaciones que se dan, estando atenta.


“Depende también de las circunstancias en las que se vaya a llevar a cabo la sesión, pero diría que en mi trabajo es muy importante el proceso y la experimentación”


¿Cuáles serían las inquietudes que te llevan a fotografiar? Es decir, los temas principales que abordas.

Trabajo por así decirlo con la idea de “diario” o “atlas”. Mis proyectos parten de mi experiencia, hablo de los lugares a los que me he mudado, de la relación que pueda establecer con una persona, de la forma que adopta la identidad de la ciudad en la que he crecido y su relación directa con la música… Así que en mi trabajo siempre hay retrato, siempre hay paisaje o algo de naturaleza muerta, y transitando diferentes géneros voy construyendo mi proyecto.

Helena Goñi

© Helena Goñi

Si bien todo fotógrafo va recogiendo influencias de otros fotógrafos en el proceso de llegar a un estilo propio, existen otras disciplinas artísticas que también le pueden servir de inspiración, ¿algún autor fuera de la fotografía o libro, película o canción que haya influenciado en tu trabajo?

Sí. La música, que forma parte de mí tanto o más que la fotografía: además de las canciones, los videoclips, la cultura del póster, la estética, la idea de tribu urbana… Siempre he estado vinculada a esos movimientos, aunque sin haberme etiquetado nunca en uno de ellos. Es lo que mismo que me sucede con lo de no querer encasillarme en géneros o una sola manera de trabajar y es que me gusta poder ser libre de moverme en diferentes ámbitos. Además de todo esto, yo estudié música en el conservatorio, he tocado varios instrumentos y estuve a punto de dedicarme a ello.

Además de la música que es como mi mayor influencia, disfruto mucho del arte en general. Supongo que en mi trabajo me han influido especialmente el cine y trabajos con elementos performativos como por ejemplo el cine de Xavier Dolan, artistas como Ana Mendieta, el colectivo Smith/Stewart o Bas Jan Ader.


“La fotografía es una herramienta que utilizo para expresarme, pero estoy abierta a otras cosas”


El retrato es parte importante de tu obra, retratos principalmente realizados a mujeres. A pesar de las situaciones de intimidad en las que están tomadas algunas de esas imágenes, siempre vemos retratada a una mujer empoderada y orgullosa de su condición. Fotografías que casi podrían ser iconos que conectan de lleno con el imaginario feminista. ¿Hay un discurso político en tus fotos que va más allá de lo estético?

Sí, es algo que me han comentado en otras ocasiones, pero creo que no es algo buscado. No voy con una premeditación de hacer algo que pueda encuadrarse dentro de la fotografía feminista, si es que existe algo que pueda denominarse así, sino que me imagino que siendo una persona feminista y estando rodeada de mujeres fuertes y también feministas las imágenes salen así simplemente retratándolas como son.

Tu irrupción en la creación visual se ha producido en una época de profundos cambios en la misma. Surgen nuevas oportunidades pero aumentan a su vez las exigencias e incertidumbres, ¿Te sientes cómoda en esta nueva situación de mayor facilidad para llegar al público pero en la que la mayor parte de la responsabilidad de gestionar y dar salida a la obra recae sobre el creador?

Es la única situación que he conocido así que tampoco puedo comparar. Bueno, sí, hay veces que he pensado en artistas de otras épocas que solo se dedicaban a pintar y nada más pero no sé si eso era necesariamente mejor que lo que tenemos ahora, porque con esas “exigencias” que puedes optar por tomarlas o no, también nos ha venido mucha facilidad para conocer obra de otras personas, textos, etc.

A mí lo que más quebraderos de cabeza me ha dado es la página web, que espero tenerla acabada a principios del año que viene. Es importante saber cómo presentar tu trabajo en un display digital, que es distinto de una sala o un libro, e intentar hacerlo de manera que aporte a tu trabajo, igual que hay mil tipos de libros de fotografía hay mil maneras de plasmar tu trabajo en la web.

Helena Goñi

© Helena Goñi

¿Tus inquietudes artísticas o creativas se ven saciadas dentro de la fotografía o hay alguna otra disciplina en la que sientes que necesitas profundizar y que quizás en un futuro te dediques?

Me gusta mucho escribir y es algo que he retomado durante el viaje a Canadá que he hecho este verano. El vídeo también es una disciplina que me interesa bastante por trabajar con diferentes narrativas, el sonido, el montaje, etc. La música siempre ha estado ahí… Sí, la fotografía es una herramienta que utilizo para expresarme, pero estoy abierta a otras cosas. Es un poco como las necesidades que voy teniendo. De hecho, ya en el último proyecto que presenté había algo de vídeo, algo de performance o los restos de una performance más bien, un parche que diseñé, en fin, las posibilidades son muchas.


“A base de hacer, hacer y hacer es cuando vas encontrando temas, luces, ambientes que te interesan y se va creando un cuerpo de trabajo propio, y entonces quizás la gente lo empieza a identificar como tuyo.”


¿Consideras haber llegado a un estilo propio o sigues buscando esa forma única de fotografiar que te distinga del resto? ¿Te atreverías a predecir hacia dónde crees que evolucionarás en los próximos años tanto en estilo como en temática?

Creo que nadie realmente dice eso de voy a buscar mi estilo. Sino que a base de hacer, hacer y hacer es cuando vas encontrando temas, luces, ambientes que te interesan y se va creando un cuerpo de trabajo propio, y entonces quizás la gente lo empieza a identificar como tuyo. No es fácil decirlo de uno mismo. Sí me han dicho a veces que ciertas fotos que he hecho son reconocibles y han sabido que eran mías y eso es genial, pero tampoco sabría decir si eso va a seguir siendo así o iré cambiando. A fin de cuentas, la vida es muy larga y prácticamente acabo de empezar, así que creo que he de experimentar.

https://www.instagram.com/helena_goni/

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>